Dieciseis. Dramatis Personae: La Casa de los Gritos





 


Hace unos años un extraño personaje llamado Fierabrás llegó a Sarovir. Instalado en las afueras de la muralla, comenzó a atender a todo aquel que se lo solicitaste. Heridas y enfermedades sanaban gracias a sus bálsamos y consejos. Su fama creció y gente de más alta alcurnia comenzó a visitarle.

Fama y riqueza le permitieron levantar la Casa Fierabrás. Una residencia para dolencias del alma.
Cuando sus inquilinos comenzaron a llegar, las gentes de Sarovir llamaron al edificio "La Casa de los Gritos".
Risas nerviosas y alaridos de terror o dolor se escapan de sus muros de vez en cuando.

Nadie sabe realmente que pasa dentro.
La guardia contratada por Fierabrás tiene prohibido hablar.
Lo único que sabe la gente es que si te internan en La Casa Fierabrás, lo único que saldrá de allí serán tus gritos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Diez. El culto al Santo Infante

Catorce. Dramatis Personae: Las Tres Suertes

Cinco. Dramatis Personae: Hezabelle